3/7/13

Conclusiones del estudio sobre sociología de los músicos

Os presentamos las conclusiones del estudio sociológico que varios miembros del equipo de Vocal Center ha llevado a cabo. 

El estudio ha sido realizado por Mercedes Jorge, Isabel Villagar y Agustín Manuel Martínez.

 

VALORACIÓN FAMILIAR Y SOCIAL DE LOS ESTUDIOS Y LA PROFESIÓN MUSICAL. INFLUENCIA EN LA ELECCIÓN DE LA PROFESIÓN MUSICAL.



 Sus conclusiones han sido: 

  • Las familias consideran la cultura musical como una pieza clave en la educación de sus hijos, aunque el propósito inicial para considerar la inversión de recursos que suponen estas enseñanzas varía. En nuestra muestra, al inicio de los estudios musicales la música se entiende como una actividad de "entretenimiento extraescolar" por el 36% de las familias. No obstante, el porcentaje que vinculó dicha actividad a una posible salida laboral futura fue de un 27%.  
  •  
  • No se encuentra una clara polarización de las familias según su perfil político hacia una mayor o menor oposición familiar hacia la vocación profesional musical.
 
  • El mercado laboral y los gustos predominantes a nivel de masas por la música pop condicionan la visión familiar y social de la profesión musical, excepto si se posee un familiar músico. Los comentarios peyorativos sólo pueden justificarse desde una visión sesgada y condicionada por los prejuicios sociales.

  • En su gran mayoría, los músicos profesionales de nuestra muestra proceden de familias donde los padres no son músicos de profesión.

  • La oposición familiar a los estudios musicales se da en un 25% de los casos de la muestra, aproximadamente.

  • Un 37% de la muestra posee una o varias titulaciones de tipo universitario, a pesar de lo que están ejerciendo la profesión musical. Esto desmiente la creencia generalizada entre muchas familias de que “una carrera universitaria como Dios manda es una garantía laboral segura para el futuro”.

  • La inestabilidad y desregulación, o regulación cambiante e ineficaz de los estudios musicales lastra el prestigio social de la profesión, que no se ve como una profesión seria.

  • Para la gran mayoría de encuestados, independientemente del sexo, las cuestiones laborales vinculadas al género están superadas hoy en día.

  • Tanto las mujeres como los hombres piensan que en general los varones van a tener mejor aceptación como intérpretes que las mujeres. Sin embargo, la imagen vende muchísimo actualmente en la industria discográfica: cada vez se buscan talentos femeninos más jóvenes y atractivos. ¿Hasta qué punto son conscientes los hombres de esa rivalidad?

  • Sin embargo, las mujeres se siguen sintiendo más seguras, más cómodas, en el ámbito docente que en el interpretativo. Piensan que van a lograr una mayor aceptación como docentes que como intérpretes. Tal vez esto sea atribuíble al peso de la tradición, que las relaciona y sitúa históricamente en dicha faceta profesional. Por otra parte, la mujer aparece en el imaginario colectivo con una mayor capacitación innata para la educación, en tanto que aúna la abnegación y la paciencia de la figura maternal.

  • Es destacable la gran cantidad de tópicos que repiten las familias. En determinados casos, éstos se perpetúan porque algunos hijos sufren malas experiencias y los acaban asimilando y asumiendo. De todas formas, es llamativo que se recogen mayor cantidad de comentarios negativos que positivos, a pesar de que para un 63% de las familias la profesión musical está bien considerada. Probablemente, aquellas personas que experimentaron la falta de apoyo familiar en la adolescencia y no tuvieron refuerzos positivos son más proclives a expresar sus frustraciones y amarguras que aquellos que se sintieron soportados en sus decisiones y no vivieron sentimientos contradictorios.

  • El comentario de carácter peyorativo más repetido insiste en la idea de que las enseñanzas musicales no son percibidas por las familias como unos estudios serios, comparables a otras carreras universitarias. Las familias profanas (es decir, sin miembros músicos) continúan “despistadas” en relación a las posibilidades laborales de los músicos titulados. Se hace urgente, por tanto, tal y como señalaba Pliego de Andrés [1] regular la situación de las enseñanzas musicales y definir su auténtica naturaleza en el marco del sistema educativo, para evitar la degradación del empleo y de los valores artísticos. Tal vez la normalización de la situación llevaría aparejada una percepción familiar y social más positiva y abierta. Se hace necesario un cambio social con madurez y tolerancia en ambos sentidos, es decir, del sistema educativo hacia las necesidades sociales y de las familias y de las familias y la sociedad con la condición y valía del músico profesional.



[1] Pliego de Andrés, Víctor: “Una triple mirada a la música: educación, profesión y afición”, 2007, ponencia leída en el Curso de Verano de la Universidad Autónoma de Madrid titulado “Recursos didácticomusicales en la estructura educativa actual” celebrado en Campo de Criptana (Ciudad Real), pág. 8. Acceso 15 noviembre de 2012, 12:09 h. Disponible en: http://www.profesdemusica.es/Criptana.pdf